Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Stalin vs. Trotsky

José Stalin y León Trotsky nacieron en Rusia en 1879 de familias humildes. El primero falleció por muerte natural (1953); siendo primer ministro de la URSS por cerca de 30 años y Trotsky fue asesinado en México en 1940 por órdenes del primero. Sin embargo, aunque los dos defendieron ser marxistas y ser seguidores de Lenin sus militancias los distanciaron. Mientras Stalin, sin preocupaciones teóricas, fue desde los 20 años un fiel seguidor del pensamiento de Lenin y disciplinado ejecutor de las instrucciones de lo que sería en adelante el partido bolchevique, Trotsky (con inquietudes intelectuales) buscaba entre las diferentes corrientes marxistas en pugna el camino de la revolución. Fue sólo hasta mayo de 1917 cuando coincidió plenamente con Lenin y cinco meses después encabezaron juntos la toma del gobierno. Pero esa militancia sería fundamental en la derrota de Trotsky. Teóricamente, lo que parece definitivo para la comprensión de las diferencias políticas posteriores de ambos está en los planteamientos conocidos como la “Revolución en un solo país”, que mantuvo Stalin y la “Revolución permanente”, que argumentó Trotsky. Esa discusión que comenzó en 1905, pero se fortaleció en 1924, parece delimitar el camino que recorrería en adelante la URSS. La pregunta esencial fue: ¿Ante el fracaso de la revolución de 1919 en Alemania, la represión y la caída de los movimientos sociales en otros países, es posible desarrollar el socialismo en un solo país, esto es, en Rusia o era indispensable la revolución en otras naciones? Stalin respondió que había esa posibilidad; Trotsky advirtió que la revolución sucumbiría o se corrompería. Sin embargo la discusión no era tan simple, tampoco puede limitarse a los dos actores.

Stalin, como diría el francés Barbusse, “se levantaría como un águila para sustituir a Lenin”. De la secretaría general del partido, en la que desde hacía muchos años ejercía un control burocrático absoluto de la nomenclatura, fue proclamado sucesor de Lenin. Mediante un política de alianzas fue cercando a su principal competidor, Trotsky, hasta sacarlo del comité central, del partido y del país en 1929. Trotsky fue entonces calumniado y perseguido por el llamado movimiento comunista internacional mediante la acusación de ser “agente del gobierno norteamericano y del imperialismo mundial”. Residió en Turquía, Francia, Noruega y finalmente en México, invitado por el general Lázaro Cárdenas en 1937. Tres años después, después de sufrir varios atentados fallidos, fue asesinado en su propia casa en Coyoacán, ciudad de México, por órdenes de Stalin. Antes fue creador de la IV Internacional (Trotskista).